1

La construcción de una división del Canal de Suez, que une el mar Mediterráneo con el océano Índico y por el que pasa alrededor del 10% del comercio marítimo mundial, se ha convertido en el principal proyecto a nivel económico del actual gobierno de Egipto.

Hasta el 2014 Egipto contaba con 88 millones de habitantes y un PIB per cápita de $286.5 billones. Este país quiere atraer inversiones extranjeras para que el desarrollo de su joven economía siga por el buen camino.

Durante los últimos diez años, desde 2004 hasta 2014, el índice principal de la bolsa egipcia EGX30 ha experimentado un promedio de rentabilidad de un 21% anualmente y superó este promedio en los últimos tres años.

Con la intención de invitar a las compañías extranjeras a invertir allí, el gobierno de Egipto tiene la intención de corregir los problemas que han afectado su economía en los últimos tiempos.

El gobierno del país pretende modificar algunas leyes para favorecer la llegada de capital extranjero, entre ellas la nueva Ley de Inversiones, recientemente aprobada.
También se desea reducir los subsidios en sectores que tradicionalmente habían estado fuertemente subvencionados al Estado, como el energético o el de la agricultura.

Aunque la economía de Egipto siempre se ha relacionado con el turismo, también existen otros sectores que ofrecen oportunidades. Se ha considerado que hay opciones de inversión en el sector de la alimentación, ya que Egipto todavía necesita importar productos de este tipo para abastecer a su creciente población.

Cuando se invierte en Egipto se abren muchas posibilidades de inversión en otras zonas como el mar Rojo, las penínsulas arábigas y países de gran crecimiento como Pakistán o los de la costa este de África como Kenia.

El objetivo del gobierno de Egipto es “Ofrecer protección al inversor”.